Prólogo

Esta tierra siempre ha estado plagada de todo tipo de criaturas. En el norte los humanos dominaban la tierra y a todo aquel que osara cruzar sus fronteras. En el sur los elfos se nutrían de la naturaleza. En el este los enanos habitaban en sus grandes cuevas. En el oeste orcos y elfos oscuros gobernaban la tierra baldía, y en el medio de todos ellos, estaban los gnomos. Aunque cada raza estuviera separada, reinaba la paz en toda la tierra hispana. Pero no todo dura eternamente, en el año 2018 se inició una de las mas grandes y sangrientas guerras que jamás nadie había visto.

Impulsados por su avaricia, los elfos oscuros y los orcos invadieron a los gnomos, destruyendo y matando a todo su paso. Su alianza era tan poderosa que poco a poco fueron masacrando y dominando el mundo conocido. Todas las razas se unieron a fin de derrotarles, pero todo fue en vano.

Entonces, un brujo muy poderoso llamado Insok les habló de un portal que les llevaría a una nueva tierra lejana, llena de posibles aventuras, con recursos ilimitados y criaturas mitológicas y exóticas.

Capitulo I

Los antiguos habitantes emprendieron un largo
camino plagado de peligros hasta llegar al
misterioso portal. Cuando iban a cruzarlo,
una luz cegadora los invadió y tras unos instantes
pudieron ver con claridad a Insok, ataviado con
una larga túnica y sombrero ajado.

Con voz grave y profunda, les dijo:

– “Antes de poder entrar en el nuevo mundo tendréis
que enfrentaros a los ecos del pasado.
Un dungeon donde encontraréis a los dioses
Thanquol, Miwas, Bond, Txotx, Aslog, Thanquol y Taizen
aguardandoos. Si conseguís vencerles recibiréis
enormes recompesas, pero tened cuidado, el camino
no será tan fácil como esperáis.”

El más valiente de ellos lideró una intrusión
a los ecos del pasado, acompañado por sus más
valientes hombres. Lucharon ferozmente contra los
grandes dioses. Murieron muchos pero finalmente,
consiguieron derrotar a los ecos y ganarse
su respeto y recompensas.

No obstante, Insok les advirtió que conforme fueran
avanzando tendrán que volver a enfrentarse a los temidos
dioses.

Capitulo II

Antes de la guerra de los ecos del pasado el semidiós Txotx, uno de los mayores guerreros que todos los mundos había conocido, se enamoró de otra semidiosa, Aslog.

No se conocían, no habían hablado nunca, pero con sólo mirarse surgió algo. Insok no veía con muy buenos ojos su relación.

A escondidas, Txotx y Aslog prepararon su boda invitando a algunos de los elegidos para las nuevas tierras. El día elegido, despistaron a Insok diciéndole que los gigantes se habían sublevados.

Todo iba perfecto, Aslog estaba preciosa con su largo vestido blanco decorado con diamantes y Txotx iba reluciente con su túnica negra. Todos los invitados habían acudido vistiendo sus mejores galas.

Se dieron los “si quiero” y se besaron entre vítores. De repente, el sol empezó a esconderse, soplaba un viento frío y empezó a oírse un lejano ruido que poco a poco avanzaba.